18 de octubre de 2007

¿Que reforma consideras más necesaria en estos momentos?

Aprovechando la, según se nos presenta, saneada economía de la Hermandad, y ante el inminente aumento de ingresos debido a la cuota única aprobada por las Nuevas Reglas, ¿que proyecto crees que debe afrontar la Hermandad?
¿Restauración del mando de salida, del palio, el dorado del paso de Misterio, realizar un paso para el Cristo del Mayor Dolor, bordado de los faldones, rehabilitación del juego de insignias....?
Aquí para opinar. En la encuesta de la derecha para votar.

4 comentarios:

Lorenzo Blanco dijo...

Sin duda ninguna el manto de salida es una restauración prioritaria.

Aparte de ser una obra de arte que va camino del siglo desde lo concibiera, diseñara y bordara el mítico Rodriguez Ojeda, es un elemento que da personalidad propia a nuestro paso de palio.

Creo que es una prioridad absoluta antes de emprender otros proyectos como el paso del Cristo del Mayor Dolor.

Primero conservar, después estrenar.

Saludos

Hernandocort� dijo...

Estoy completamente de acuerdo con Lorenzo blanco. Debemos destinar parte de nuestros recursos a la labor de mantenimiento de los enseres. Uno de los más deteriorados es el manto de la Virgen amén de otros enseres. Recordemos que tenemos gastos fijos importantes de las amortizaciones de las casas Hermandad además de la aportación del préstamo de la parroquia. Creo que no generamos recursos suficientes con nuestras operaciones para adquirir un nuevo paso.

S_P_Q_R dijo...

Coincido con las opiniones anteriores. Ahora mismo, la prioridad es el manto de la Virgen, cuyo estado de conservación es lamentable. Hay que actuar cuanto antes para evitar aún más destrozos. Ya habrá tiempo de realizar nuevos enseres o pasos; pero si no conservamos nuestro patrimonio, lo tenemos un poco crudo.

Jose_Anás dijo...

Estoy de acuerdo con los comentarios anteriores asñí como con la prioridad del manto, pero no debemos de olvidar el deplorable estado del paso de Jesús ante Anás, con un dorado que ha sufrido muchísimo a pesar del mantenimiento y al que habría que devolver a su esplendor, sacando de nuevo las frutaas y guirnaldas en su color y reponiéndole las cadenetas en las esquinas.